Diana de Vries

Antes de utilizar Isagenix había intentado perder peso durante dos años con unos planes alimenticios y entrenamientos con mi entrenador muy estrictos. Pero solo ganaba peso. Decidí darle una oportunidad a Isagenix, ¡y vi resultados en dos semanas! Me siento con energía, mi rutina de sueño ha vuelto, ¡y estoy en proceso de conseguir un cuerpo mejor! Ahora voy al gimnasio cuatro veces a la semana y lo combino con crossfit. Mi porcentaje de grasa ha bajado, ¡pero mi masa muscular se ha mantenido! Siento que rindo mejor en el deporte porque ahora obtengo todos los nutrientes que necesito. He alcanzado mi peso objetivo y ahora tengo una mejor vida, además de más saludable. Mi meta es mejorar mi condición física y compartir mi experiencia con los demás. ¡Los 50 son los nuevos 40!

Kinga James

Soy madre de un niño de 6 años y tengo un trabajo muy exigente, donde tengo que viajar con frecuencia, lo que significa que tengo descansos irregulares con muy poco tiempo o sin tiempo para mis comidas. Siempre he sido activa y he ido a clases en el gimnasio de 3 a 4 veces a la semana, pero mi peso no responde a ello… ¡Todo lo contrario! Poco a poco, todos los meses aparecía un kilo más en la pesa. Además, me faltaban las fuerzas, lo que no solo afectaba a mi productividad en el trabajo, sino también en mi vida privada. Tenía mis dudas sobre si debía empezar con Isagenix, pero después de varias conversaciones con mi entrenador, y viendo fotos de transformación física, me decidí finalmente a probarlo.

Empecé a notar la diferencia casi de inmediato, ¡perdiendo 2 kg en mi primera semana! Después del primer mes, perdí 5 kg, que era mi objetivo, pero no sentía que la aventura de mi transformación se hubiera acabado aún y decidí seguir con el plan. ¡Tras 16 semanas perdí 10 kg! La pérdida de peso no fue el único beneficio. Ya no me siento agotada y mis niveles de energía han vuelto. Además, me encanta el aspecto práctico del programa de Isagenix. Solo me tengo que preocupar de una comida, ¡y olvidarme de las otras dos! Debo admitir que los e-shots e Hydrate marcaron un antes y un después para mí y me ayudaron a seguir adelante en los momentos en los que necesitaba un empujón extra. ¡No puedo esperar para ver lo que me espera en las próximas 16 semanas!

Jonny Cox 

Antes de Isagenix me encontraba en un lugar oscuro. Comía para consolarme, no hacía deporte, tenía muy poca confianza y la preocupación no me dejaba dormir. No podía salir a la calle y no tenía autoestima. Sentía que decepcionaba a mi hijo por no dar lo mejor de mí. Antes solía ser un atleta que competía por su país, pero subí hasta los 92 kg y ya no era el mismo.

Entonces alguien me llamó. Lara Eastwood se puso en contacto conmigo para hablarme de Isagenix y pensé… ¿Tengo algo que perder? Fui a un evento y descubrí que esto iba a ser algo especial para mí. El ambiente, la cultura y la gente me abrumaron. Empecé a tomar sus productos y pasé de 92 kg a 80 kg, ¡perdiendo 12 kg en el Reto IsaBody!

Me siento vivo, en forma, saludable y feliz, ¡y tengo una mentalidad nueva! También he hecho algunos amigos increíbles. Isagenix me ha ayudado a encontrarme a mí mismo de nuevo. Sé quién soy y lo que quiero en la vida. Mi hijo ha recuperado a su padre, ¡y la mejor versión de mí mismo! Muchas gracias a Lara Eastwood y a Isagenix. Me han encontrado y rescatado. ¡Nos han devuelto todo a mí y a mi chico!

Raul Solis Rey

Siempre había sido delgado y, cuando era más joven, iba con frecuencia al gimnasio. Por eso nunca me preocupé por mi físico, pero ahora tengo 41 años y dos hijos, por lo que mi rutina ha cambiado. He ido ganando peso poco a poco y cuando mi mujer empezó con Isagenix insistió en que debería probarlo, pero me opuse totalmente porque todavía tenía buen aspecto. Después de todo, no tenía sobrepeso. Pero luego, mi hijo me dijo que ya no tenía “la tableta de chocolate” en los abdominales, ¡lo que me hizo pensar que mi cuerpo quizá ya no fuera como antes! Más tarde fui a un evento de Isagenix y lo que más me motivó es que varios hombres utilizaban el sistema en combinación con el gimnasio, lo que me recordó a la época en que iba todos los días y me sentía bien.

Así que me apunté al día siguiente y aquí estoy ahora. Voy al gimnasio cuatro veces a la semana, ¡y estoy más motivado que nunca! Lo mejor es que mis hijos ven que la buena nutrición y el deporte son esenciales en la vida. ¡Ahora solo me queda recuperar “la tableta de chocolate”! Este increíble sistema nos ha cambiado a todos en casa. ¡Gracias, Isagenix! ¡Siento que tengo 25 años de nuevo!