David Finnigan

Trabajo en el sector de la aviación, lo que significa que la mayor parte del tiempo estoy lejos de mi familia, así que cuando estoy en casa, quiero ser el padre que tiene la energía para entrar en acción cuando mis dos hijos pequeños lo dicen. Sin embargo, mis hijos sabían que tenían que esperar a que me   estirara durante diez minutos antes de entrar en acción. Estaba cansado, tanto física como mentalmente, y aunque podía ver dónde quería estar con mis objetivos de salud y fitness, no tenía la mentalidad adecuada para abordarlo porque estaba agotado. Simplemente estaba operando para trabajar, y debido a que trabajaba hasta tarde y tenía poco tiempo para preparar las comidas, la opción mas fácil era algo con azúcar u opciones rápidas no saludables. Por fortuna para mí, conocí a Steven Hewitt y descubrí que tenía una historia similar a la mía, y que había obtenido resultados sorprendentes con Isagenix. Ahora sólo me pregunto por qué esperé 18 meses para decir que sí al mismo plan que tenía él. Isagenix me dio la regularidad que necesitaba: ¡dos batidos súper rápidos al día, una comida equilibrada y un par de tentempiés saludables me dieron toda la nutrición que mi cuerpo necesitaba! Los batidos se preparan en 30 segundos y me satisfacen durante horas y, de hecho, ahora estoy ahorrando dinero en la compra de alimentos. Realmente ha sido así de simple.

Después de usar este sistema de nutrición, he perdido kilos de grasa no deseada y he adquirido masa muscular. Ya no estoy inflado y he empezado a hacer ejercicio de nuevo, me despierto más feliz conmigo mismo y la renovada energía que tengo es increíble. Ahora puedo decir con confianza que tengo la energía para hacer lo que mis hijos quieran en cualquier momento. Isagenix es una comunidad increíble y ahora tengo el gran deseo de ayudar a tantas personas como sea posible a reencontrarse a sí mismas como yo lo he hecho.

Jochen Baele

Ya había hecho algunos intentos para perder peso, pero nada me ayudó realmente, así que con gran escepticismo comencé con Isagenix por consejo de alguien que conocí y que había tenido grandes resultados con este sistema. Al principio me parecio loco,pero ahora es mi estilo de vida. Pasé de comer siempre demasiada comida poco saludable a llevar una dieta sana y equilibrada con mucha verdura y fruta, y pasé de no hacer absolutamente nada de deporte a hacer ejercicio tres o cuatro veces a la semana. Ha sido un cambio de estilo de vida para mí.

Ahora mi principio es hacer que cada día cuente. Mis progresos han sido estupendos: desde diciembre de 2020 empecé a hacer caminatas ligeras y en abril de 2021 pude correr mis primeros 10 km en menos de una hora. ¡Ahora me ha entrado el gusanillo y me gustaría hacer la carrera de 20 km «kom op tegen kanker» el año que viene! Antes era un sueño lejano que no creía posible, pero ahora es una realidad. Siempre fue mi deseo hacer algo así en homenaje a mi mejor amigo, que murió de cáncer hace 11 años, así que estoy muy agradecido por haber encontrado algo que me permite estar lo suficientemente sano y en forma para lograrlo.

La ayuda y la motivación que recibes de todos en Isagenix no tiene precedentes. Desde las sugerencias de entrenamiento hasta los ingredientes y la planificación del menú, han sido un gran apoyo desde el principio. Ahora espero con ansias mi segundo Reto IsaBody, más entrenamientos y, sobre todo, ¡más comida sabrosa y saludable!

Sophie Locke

Para mí, Isagenix es más que una solución para perder peso. Fue el puntapié inicial que necesitaba para ayudarme en mi viaje hacia la recuperación del año más difícil de mi vida en 2020.

Mi segundo hijo nació en el primer cierre del Reino Unido y, debido a una intolerancia a la leche no diagnosticada, lloró incontroladamente durante periodos prolongados, lo que me llevó a sufrir una depresión postnatal, cambios de humor y malos hábitos alimenticios. Para sobrellevarlo, recurrí al chocolate caliente y a los atracones. Recuerdo que mi peor momento fue la Navidad de 2020: había engordado, me sentía desgraciada y mi salud mental empeoró drásticamente, así que en Nochevieja me prometí a mí misma que 2021 sería un año de curación.

Estaba nerviosa pero decidida a salir del agujero negro, así que me apunté a Isagenix, empecé a hacer ejercicio suave caminando con mi bebé en su mochila, y también me apunté a terapia. Incluso pedí mi primer libro de cocina, y eso que nunca me había gustado cocinar, pero me encontré entusiasmada con las nuevas recetas que iba a hacer. Poco a poco empecé a sentirme mejor. Al cabo de 30 días me atreví a correr, empezando por 5k. Fue duro al principio, pero disfruté de la sensación de logro y rápidamente vi una mejora en mis tiempos y en mi estado de ánimo. Pasaron 60 días y estaba en el camino de la recuperación: había empezado a disfrutar del trail running y a aumentar mis distancias.

Ahora llevo 16 semanas y apenas me reconozco. Me he inscrito en una media maratón y me entreno con la gama AMPED™ de Isagenix. He desarrollado estrategias de afrontamiento para mi salud mental que no incluyen hábitos alimenticios poco saludables. Todas las personas que conozco me dicen lo animada que estoy, lo bien que me veo y lo feliz que me he vuelto. Pero no son sólo los grandes cambios los que me han impactado. También me doy cuenta de las pequeñas cosas, como que me compré una correa de reloj nueva porque la antigua me quedaba grande, o que cuando volví al trabajo, el traje me quedaba tan grande que tuve que sacar mi traje de hace 10 años, de cuando empecé a trabajar. Podría seguir…

Para mí, Isagenix es más que una solución para perder peso. ¡Ahora es la forma en que empiezo mi día, termino mi día y obtengo el mejor rendimiento de mí misma durante todo el día!